La artesanía y la escuela | NEL-Santiago
TEXTOS | De los grupos a la Escuela

La artesanía y la escuela

Por Claudio Morgado

Quería saludar a los que viajaron para acompañarnos en este momento tan importante, pues además han colaborado a que hayamos llegado hasta aquí. También me genera especial gusto poder pensar y rodear las interrogantes que se nos plantea: Efectos de pasar de grupo a Escuela. ¿Qué quiere decir eso? Invitación a responder ¿Qué es hacer Escuela?

 

1

El ¿qué quiere decir el paso de grupo a Escuela? se me presenta más que como un momento de concluir, como una rectificación respecto de la pregunta. Si bien antes, sumarnos a la NEL aparecía en el campo del deseo, el momento de creación, nos plantea el desafío de localizar, desde dentro, el fenómeno de grupo y el corporativismo, como parte constituyente de la Escuela. Tenemos la Escuela en lugar de causa y en el lugar de lo irreductible del efecto de grupo. Sobre eso estamos en una suerte de lucha contra el efecto SAMCDA. Tendremos que estar advertidos y en eso Flory y Clara nos han sabido interpretar en diferentes momentos. Será útil que nosotros nos interpretemos también, con las pistas que nos han dado.

Se puede agregar a la pregunta, qué es lo específico de una Escuela de psicoanálisis de Orientación Lacaniana. El discurso de Miquel Bassols en el X Congreso de la AMP en París, es una brújula respecto de lo que implica una Escuela de esas características. Incluye la siguiente exigencia: "privilegiar el punto de vista analítico para todo". Esto, es retomado y subrayado por Clara Holguín en su discurso en el que asume la presidencia de la NEL, es decir hay que estar atentos a esta política para pensarla y trabajarla. Entonces ¿cómo se aborda esta exigencia? La frase es paradójica, incluye un axioma en el campo del todo y la lógica analítica que está precisamente en contra del dogma, descompleta el universal del enunciado. Más allá de esta consideración formal, se puede tomar en cuenta, que en esta lógica, es necesario establecer los alcances y límites que tiene el psicoanálisis en la época en que nos encontramos, es decir, hay que probar hasta donde puede llegar, esto es todo un desafío.

Con lo anterior se deduce que la lógica de Escuela extrema el malentendido reconociendo su existencia, por ejemplo en el efecto de grupo, del cual conviene ser cauto.

 

2

El no ser incautos del efecto de grupo, puede ser una de las maneras de responder al cómo hacer Escuela. Una segunda vía, sería analizar, elaborar y precisar, cuáles son los efectos, incluso en el propio cuerpo, de la Escuela sobre uno, en tanto que sujeto parte de esta Escuela. Para eso es central el análisis. En términos testimoniales, el encuentro con las diferentes instancias de la AMP el último tiempo (su Bureau, la Fapol y la NEL) ha tenido un efecto muy especial en mí. Si algo de la exaltación se pone a circular desde Río, desde Guayaquil, que opera como escansión, se genera una detención y el encuentro con un vacío a propósito de sentir la interpretación por parte de la NEL. Estás dos oportunidades, generaron un efecto parecido al de una sesión movida. La incomodidad producida en Guayaquil, hizo presente a través de sus consecuencias, un efecto de Escuela parecido al que describe Juan Carlos Indart, en el acto de Fundación de la EOL. En lo más singular, este traje me incomoda, pero no me lo saco, sería una de las reducciones a las que he podido llegar. Existe el deseo de trabajo.

Otro aspecto que pensé respecto del qué es hacer Escuela, tiene que ver con ¿qué se puede hacer con lo que no anda dentro de la Escuela? Las cosas se me presentan bajo la forma de la metáfora de los artesanos japoneses que arreglan cerámicas, resaltando lo roto a través del oro. El Kintsugi opera como un elogio a la falla, la destaca. Este trabajo lo entiendo de dos maneras. En su primera versión, hace presente aquello quebrado a través de su arreglo dorado. Existe una segunda manera, que me parece un poco riesgosa en tanto que dicho arreglo funcione como una manera de desconocer lo quebrado, a propósito de lo bello del mismo. En esta segunda vertiente, convendría dejar algo inacabado, pues no vaya a ser que nos acomodemos en lo estético, lo cual, tiene cierta simpatía con el efecto grupo.

Pese a que no lo he dicho directamente, el efecto de grupo y la fascinación por el arreglo del Kintsugi, generan un efecto diferente al de la orientación al trabajo que se encuentra en el centro de la Escuela. La pregunta por qué es el analista, es algo que se mueve entre la pausa y el movimiento que implica el trabajo.

El sumarse a una Escuela como la NEL, el sentirse parte de ella, sobre todo luego de escuchar a María Cristina Giraldo en su primer testimonio, se vuelve una invitación a participar en este vivo momento. Sumarse al trabajo, conocer a nuestros colegas de las otras sedes y delegaciones, tocar el impasse de los modismos de la lengua y acompañarse de la perspectiva que da lo extranjero en lo que concierne a la inserción del psicoanálisis en la ciudad, me tiene contento. Lo anterior no puede ser sin enfatizar fuertemente, lo que nos concierne en la Escuela, a saber, la formación.

NEL-Santiago